Feliz día a todas las madres y en forma especial aquellas que son o tienen hijos con discapacidad .

Por Jose Giuggia.

Asociación Civil Padres de Discapacitados del Chaco (Apadicha) les desea a todas las madres y en forma especial a las que son o tienen hijos con discapacidad.

Las madres de los niños con discapacidad, tienen un poder de reacción  sobrenatural y envidiable para defender a sus hijos. Deben enfrentar la discriminación, la violencia de género, la falta de accesibilidad del transporte en la ciudad, las dificultades en acceder a la educación y la salud, las prestaciones médicas indispensables para la vida de sus hijos, en las constantes negativas para asistirlos, por la gran burocracia. Pero si con la gran solidaridad de la ciudadanía que cada día reconoce más que la discapacidad existe y tiene sus derechos.

Madres y mujeres con discapacidad  que toleran que algunos las observen con suficiencia como planteando que “aún no han asumido la realidad del diagnóstico” y ellas deberán alejarse, rendidas (salvo algunas que son las que “rompieron las  barreras”). Sabiendo en su intimidad que tienen razón por tener aspiraciones  personales y otras para  sus hijos, por derechos internacionales y constitucionales y debiendo conformarse con lo que “lastimosamente les conceden”. Después de reclamar meses y años lo que les corresponde.

Las madres y las mujeres con discapacidad  parecen ser madres de ciudadanos de segunda, y se espera que agradezcan cualquier concesión. A veces, si no han recibido la ayuda oportuna, en salud, educación, accesibilidad, vivienda o judicial. Caminan por la vida como pidiendo disculpas por lo ocurrido.

Lo terrible es que las madres de los niños con discapacidad y las mujeres con discapacidad tienen días de veinticuatro horas como todas las madres. Muchas trabajan para mantener sus familias, otras son madres y padres, y en ese tiempo  atienden a todo lo estrictamente pertinente a su rol, también a lo terapéutico y pedagógico de sus hijos. Por si esto fuera poco, deberán sobreponerse a las barreras,  los prejuicios, ser ejemplo y tener una paciencia sobrenatural.

Por eso nos pareció que hoy debíamos pensar acerca del papel de las madres de niños y mujeres con discapacidad, que muchas veces (afortunadamente) están acompañadas por padres, por familiares que son únicos que se arremangan y se meten en el fragor de esta lucha, y rendirles el justo reconocimiento que su tarea merece.

 ¡Feliz día! A todas ellas. Jose Giuggia (*) Presidente de APADICHA

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*